Geriatría y Gerontología

La Geriatría debe atender al anciano tanto en situación de salud como de enfermedad, haciendo prevención e intentando evitar lo mas posible los deterioros y funcionalidades propios de la edad adulta, como por ejemplo la detección precoz de disminución de memoria y capacidad cognitiva, pérdidas insignificantes de funcionalidad, presentan disminución de sus capacidades fisiológicas y están expuestos a presentar enfermedades agudas que, con facilidad, necesitan de hospitalización para su mejora.

Los profesionales de la geriatría, trabajamos para lograr los siguientes objetivos entre las personas de edad avanzada:

•Prevenir la enfermedad y controlar la salud del anciano.
•Evitar la dependencia, limitándola a los casos inevitables. Trabajar para evitar la cronicidad y la invalidez.
•Ocuparse de toda la problemática médica, funcional, mental, y social del anciano. Trabajar en equipos multidisciplinares para valorar mejor todos los aspectos que hacen al bienestar del anciano.
•Rehabilitar. Intentar recuperar a los pacientes que han perdido su independencia física o social. El objetivo es que el anciano continúe formando parte de la comunidad.
•Proporcionar un cuidado progresivo del anciano, al contar con diferentes niveles asistenciales: el hospital, el domicilio, centros de rehabilitación o convalecencia y centros residenciales.